• Inicio
  • Blog
  • "Tarifa plana" en la cuota de autónomos: cuidado con "ser" empresa

"Tarifa plana" en la cuota de autónomos: cuidado con "ser" empresa

Hace tres años, el Gobierno creó, como incentivo para la creación de pequeños negocios, una "tarifa plana" reducida en el pago a la Seguridad Social para nuevos autónomos de 53 euros y no los 264 de cuota mínima habitual hoy. Sin embargo, la letra pequeña de la norma y una interpretación peculiar de la misma por parte del Ministerio de Hacienda y de la Seguridad Social han hecho saltar las alarmas entre miles de trabajadores por cuenta propia: si eres administrador de tu empresa, te quedas sin bonificación alguna. Iniciamos con éste una serie de posts sobre  aspectos prácticos del emprendimiento con el asesoramiento de los expertos en contabilidad alojados en Community Coworking Madrid

Para casi todos los emprendedores y autónomos que deciden iniciar la aventura y que no saben cuándo empezarán a facturar -y a cobrar- es siempre bien recibida cualquier bonificación o medida de ahorro. En 2013, la "tarifa plana" en la cuota más común de la Seguridad Social (que a diferencia de Francia o Reino Unido, se paga igual factures mucho, poco o nada) suponía un ahorro de 200 euros al mes que podía permitir, por ejemplo, afrontar un coworking y dejar atrás la siempre dura y aislante "oficina en casa". 

 

En principio, solo podían obtener el beneficio de la tarifa plana reducida los nuevos autónomos menores de 30 años, pero, ante la fuerte reacción de las asociaciones de autónomos, el Gobierno cedió y, desde septiembre de 2013, se ampliaba la "tarifa plana" a todos los nuevos autónomos. Tal vez para compensar, en diciembre de ese año, el gobierno introdujo otra novedad que ha sorprendido a muchos micro-emprendedores, y no muy gratamente: quienes, además de hacerse autónomos, hayan decidido crear una sociedad mercantil (generalmente, por cuestión de imagen ante clientes y futuros clientes) de la que, lógicamente, son administradores, se quedan sin tarifa plana y tienen que pagar cinco veces más. 

En los últimos dos años, los medios de comunicación y las asociaciones y portales de autónomos, vienen recogiendo casos de trabajadores del régimen de autónomos (RETA) que, tras beneficiarse de la bonificación del 80% en la cuota a la Seguridad Social, dejaban de percibir la ayuda con la justificación de “una norma interna implementada en el mes de junio [de 2013] que excluye a los administradores únicos de sociedades”. Sin más base jurídica que esa circular de la Seguridad Social, se ha estado interpretando "rácanamente" la norma desde entonces, y algunos afectados emprendieron medidas legales. 

Finalmente, y para no dejar lugar a dudas sobre las intenciones recaudatorias de la Administración Central, en diciembre de 2013, la Ley del IVA introdujo una cláusula sobre la bonificación en el pago de los autónomos a la Seguridad Social que excluía definitivamente de la bonificación a los administradores de su microempresa. Como resultado de las normas e interpretaciones de la Seguridad Social, muchos autónomos societarios que contaban con la tarifa plana inicial de los 53 euros no han podido recibirla.

Más allá del enfado lógico como centro de negocios por este "bajonazo" al colectivo de autónomos y microemprendedores, nuestro consejo es que no nos precipitemos a la hora de crear una empresa porque, al menos de momento, las Administraciones públicas, lejos de premiar el valor de los nuevos empresarios, penalizan su arrojo. Mejor, siga como autónomo o, si necesita crear una sociedad, opte por una cooperativa de trabajo asociado que sí permite optar a la tarifa plana de la cuota de autónomos.

Si, como autónomos "puros", podemos optar a la tarifa plana, la cuantía varía a lo largo de los primeros quince meses de actividad. En los primeros seis, se establece un 80% de reducción de la cuota, con lo que el pago se reduce a poco más de 53 euros. En el segundo semestre, la reducción sería de un 50%, esto es, 133 euros al mes como cuota mínima. Y, en el tercer semestre, la cuota se reduciría un 30%, con lo que se quedaría en 187 euros. Para hombres menores de 30 años y mujeres menores de 35, habría una bonificación adicional del 30%  durante los 12 meses siguientes, con lo que la cuota se mantendría en 187 euros.

Hace tres años, el Gobierno creó, como incentivo para la creación de pequeños negocios, una "tarifa plana" reducida en el pago a la Seguridad Social para nuevos autónomos de 53 euros y no los 264 de cuota mínima habitual hoy. Sin embargo, la letra pequeña de la norma y una interpretación peculiar de la misma por parte del Ministerio de Hacienda y de la Seguridad Social han hecho saltar las alarmas entre miles de trabajadores por cuenta propia: si eres administrador de tu empresa, te quedas sin bonificación alguna. Iniciamos con éste una serie de posts sobre  aspectos prácticos del emprendimiento con el asesoramiento de los expertos en contabilidad alojados en Community Coworking Madrid.

Para casi todos los emprendedores y autónomos que deciden iniciar la aventura y que no saben cuándo empezarán a facturar -y a cobrar- es siempre bien recibida cualquier bonificación o medida de ahorro. En 2013, la "tarifa plana" en la cuota más común de la Seguridad Social (que a diferencia de Francia o Reino Unido, se paga igual factures mucho, poco o nada) suponía un ahorro de 200 euros al mes que podía permitir, por ejemplo, afrontar un coworking y dejar atrás la siempre dura y aislante "oficina en casa".

En principio, solo podían obtener el beneficio de la tarifa plana reducida los nuevos autónomos menores de 30 años, pero, ante la fuerte reacción de las asociaciones de autónomos, el Gobierno cedió y, desde septiembre de 2013, se ampliaba la "tarifa plana" a todos los nuevos autónomos. Tal vez para compensar, en diciembre de ese año, el gobierno introdujo otra novedad que ha sorprendido a muchos micro-emprendedores, y no muy gratamente: quienes, además de hacerse autónomos, hayan decidido crear una sociedad mercantil (generalmente, por cuestión de imagen ante clientes y futuros clientes) de la que, lógicamente, son administradores, se quedan sin tarifa plana y tienen que pagar cinco veces más.

En los últimos dos años, los medios de comunicación y las asociaciones y portales de autónomos, vienen recogiendo casos de trabajadores del régimen de autónomos (RETA) que, tras beneficiarse de la bonificación del 80% en la cuota a la Seguridad Social, dejaban de percibir la ayuda con la justificación de “una norma interna implementada en el mes de junio [de 2013] que excluye a los administradores únicos de sociedades”. Sin más base jurídica que esa circular de la Seguridad Social, se ha estado interpretando "rácanamente" la norma desde entonces, y algunos afectados emprendieron medidas legales.

Finalmente, y para no dejar lugar a dudas sobre las intenciones recaudatorias de la Administración Central, en diciembre de 2013, la Ley del IVA introdujo una cláusula sobre la bonificación en el pago de los autónomos a la Seguridad Social que excluía definitivamente de la bonificación a los administradores de su microempresa. Como resultado de las normas e interpretaciones de la Seguridad Social, muchos autónomos societarios que contaban con la tarifa plana inicial de los 53 euros no han podido recibirla.

Más allá del enfado lógico como centro de negocios por este "bajonazo" al colectivo de autónomos y microemprendedores, nuestro consejo es que no nos precipitemos a la hora de crear una empresa porque, al menos de momento, las Administraciones públicas, lejos de premiar el valor de los nuevos empresarios, penalizan su arrojo. Mejor, siga como autónomo o, si necesita crear una sociedad, opte por una cooperativa de trabajo asociado que sí permite optar a la tarifa plana de la cuota de autónomos.

Si, como autónomos "puros", podemos optar a la tarifa plana, la cuantía varía a lo largo de los primeros quince meses de actividad. En los primeros seis, se establece un 80% de reducción de la cuota, con lo que el pago se reduce a poco más de 53 euros. En el segundo semestre, la reducción sería de un 50%, esto es, 133 euros al mes como cuota mínima. Y, en el tercer semestre, la cuota se reduciría un 30%, con lo que se quedaría en 187 euros. Para hombres menores de 30 años y mujeres menores de 35, habría una bonificación adicional del 30%  durante los 12 meses siguientes, con lo que la cuota se mantendría en 187 euros.

Community Coworking Madrid  es un espacio de trabajo colaborativo integrado por una  comunidad de emprendedores en la que podrás hacer crecer tus ideas y proyectos.  Nuestro coworking en Madrid está ubicado en el céntrico Barrio de Salamanca, junto a la Avenida de América.

Publicado en Blog

Pide cita con nuestro gestor y visítanos

Calle Francisco Silvela, 47, 1º 28028 Madrid
(línea 6 de metro, parada Diego de León)
91 756 82 23 | 635 439 202
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

kommunika soluciones