¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Community Coworking informa a los usuarios de que la web utiliza cookies. En la web en general, las cookies recaban determinada información del usuario (ej.: idioma seleccionado por el usuario) para adaptar los contenidos de la web a las necesidades de nuestros usuarios y para facilitar la navegación por la web.

Las cookies empleadas se asocian únicamente con un usuario anónimo y su ordenador y no proporcionan referencias que permitan deducir el nombre y apellidos del usuario. El usuario puede libremente decidir acerca de la implantación o no en su disco duro de nuestras cookies así como su eliminación, siguiendo el procedimiento establecido en la sección de ayuda de su navegador.

El usuario puede también configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las cookies o para recibir un aviso en pantalla de la recepción de cada cookie y decidir en ese momento su implantación o no en su disco duro. Si el usuario configurase su navegador para rechazar todas las cookies o rechazase expresamente las cookies, no podrá utilizar ningún servicio dentro de la web que requiera de autenticación por usuario y contraseña.

La economía es cada vez más Uber

Uberización

La irrupción estrepitosa de las tecnologías de la información en sectores tradicionales, como la hostelería, el transporte de pasajeros o las finanzas ha multiplicado los conflictos por intrusismo, competencia desleal o piratería. Algunos han llamado a esta creciente conflictividad "off-market" la "uberización" de la economía y es un fenómeno de gran calado que va a marcar los negocios de las próximas décadas. Y, como otras muchas tendencias de la economía, nos interesa en Community Coworking Madrid.

Según un informe del Institute for Business Value de IBM ("Redefiniendo los límites: la visión de la alta dirección a nivel mundial") “hasta ahora, el principal riesgo para las empresas solía ser la aparición de un nuevo competidor con un producto mejor o más barato, resultando relativamente sencillo cambiar de estrategia para afrontar el desafío. Hoy en día, sin embargo, los negocios más consolidados se están viendo amenazados por empresas de un tamaño más reducido, más ágiles -al no cargar con infraestructuras heredadas- y con modelos de negocio completamente distintos”.

Es el caso de Uber, una startup creada en 2010 y que está presente hoy en 60 países pese a que cada nuevo mercado les ha supuesto una verdadera guerra. Haces unos meses, la polémica aplicación volvía a España con algunos cambios sobre el modelo original, según el cual, cualquiera con un coche y un móvil podía hacer el mismo servicio que un taxista profesional con licencia. Ahora, se exige a sus "taxistas" que tengan licencia de Vehículo de Turismo con Conductor (VTC), un requisito que limita notablemente el alcance de su propuesta, pero que difícilmente va a calmar a los irascibles taxistas. De hecho, su competidora Cabify ya había intentado evitar la guerra con los transportistas poniendo esa misma condición, y, aunque la hostilidad del gremio es menor hacia la aplicación española, eso no ha evitado tener que responder ante los tribunales y -en el futuro- seguir la misma suerte regulatoria que Uber.

La guerra extra-mercado en el sector del transporte se reproduce con parecidos argumentos entre las aplicaciones para compartir tu propio coche, que no es más que aplicar la tecnología móvil a la práctica ancestral de compartir coche entre compañeros de trabajo y repartir el coste de gasolina. BlaBlacar, Amovens y compañía argumentan, naturalmente, que esta actividad no es un negocio sino un mero reparto de gastos. Pero, para el sector de autobuses o trenes, la tecnología convierte en masivo algo que era marginal hace unos años hasta el punto de ver peligrar un trozo pavoroso de su negocio. Por supuesto, el asunto está en los tribunales y esperando normas más modernas y adaptadas a las realidades presentes.

Airbnb y otra docena de webs han descolocado a los tradicionales alojamientos (hoteles, apartahoteles, pensiones, casas rurales…) con una propuesta ancestral e innovadora al mismo tiempo: permitir a particulares alquilar habitaciones o viviendas sin que les afecte la enorme normativa hostelera, sin declarar ingreso alguno y, por tanto, a precios muy inferiores a los de un hotel o similar. Pese a tener enfrente a un sector tan poderoso como el hostelero, ni los tribunales ni la Administración han podido frenar estas prácticas consideradas por los hoteleros como competencia desleal y que centran desde hace años todos sus congresos y reuniones sectoriales.  AirBnB y compañía consideran que están sufriendo una campaña de acoso para eliminarlos del mercado, y del resultado de esta guerra regulatoria pende el futuro de ambos sectores mucho más que de su estrategia de marketing, su política de financiación o sus sistemas de calidad. 

Cigarrillos electrónicos, fotovoltaica, perfumes, casas rurales...

La Asociación Nacional Española de Vapeadores (ANEV) y otras entidades de este emergente sector denuncian desde 2013 una guerra de desprestigio orquestada desde la industria del tabaco, los laboratorios y las farmacias, temerosos todos ellos de perder buena parte de los ingresos que proporcionan hoy los fumadores (en el caso de las tabaqueras) y los ex-fumadores (entre las farmacias y los laboratorios farmacéuticos). Las pequeñas tiendas de vapeo o e-cigs son un agente nuevo y disruptivo en un mercado que algunos querrían que no cambiara nunca. De momento, han conseguido recomponer casi intacto el status quo de hace una década.

¿Más conflictos extra-mercado? La falsificación de perfumes y cosméticos le cuesta al sector unas pérdidas de 949 millones de euros anuales en España, el 17 % de su facturación, según un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa). Situaciones parecidas se dan en el sector de las casas rurales (con un porcentaje no inferior al 20% de alojamientos ilegales), los talleres mecánicos (golpeados duramente por la proliferación de talleres ilegales pese a la persecución incansable de éstos por parte de la Guardia Civil), la industria de contenidos (la piratería digital se ha  disparó hasta el 87% del total de contenidos consumidos en 2015, según La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos),  las mudanzas (imposible no ver a los transportistas piratas a las puertas de cualquier gran tienda de muebles), la cerrajería (la mayoría de los cerrajeros de pegatina son ilegales)....

"Es  obvio que la sociedad está cambiando -concluye Carmen Alvarez, abogada de Art & Iure y especialista en este tipo de conflictos- y es obvio que las Administraciones Públicas tienen que adaptarse".

Community Coworking Madrid  es un espacio de trabajo colaborativo integrado por una  comunidad de emprendedores en la que podrás hacer crecer tus ideas y proyectos.  Nuestro coworking en Madrid está ubicado en el céntrico Barrio de Salamanca, junto a la Avenida de América.

Imagen de Freepik

Publicado en Blog

Pide cita con nuestro gestor y visítanos

Calle Francisco Silvela, 47, 1º 28028 Madrid
(línea 6 de metro, parada Diego de León)
91 756 82 23 | 635 439 202
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

kommunika soluciones